La Ofrenda de la Viuda

La Ofrenda de la Viuda
Lucas 21: 1-4
1-4 \”Levantando los ojos, vio a los ricos que echaban sus ofrendas en el arca de las ofrendas.
Vio también a una viuda muy pobre, que echaba allí dos blancas.
Y dijo: En verdad os digo, que esta viuda pobre echó más que todos. Porque todos aquellos echaron para las ofrendas de Dios de lo que les sobra; mas ésta de su pobreza echó todo el sustento que tenía.\” (1)
¿Por qué echó ella más que todos? Jesús lo dice: porque dio todo lo que tenía, lo cual le demandó un gran sacrificio, un sacrificio que sólo quien ama sin reservas puede hacer. (2)
Lo que determina el valor de lo que uno hace es el amor con que lo hace.
El amor da valor a nuestros actos. El acto más pequeño, más insignificante y más rutinario, hecho por amor a Dios o al prójimo, tiene un valor inmenso.
El que tiene todo dando de lo que le sobra, da con indiferencia porque no le cuesta dar.
Aquel a quien le cuesta dar porque le falta aun lo indispensable, sólo puede dar obligado o por amor.
Hay pues aquí una regla: el amor da valor a nuestras acciones; la indiferencia quita valor aún a nuestras mejores acciones. (3).
Esta es la misma doctrina que enuncia Pablo en 1Cor 13: \”si entregase mi cuerpo para ser quemado y no tengo amor, de nada me sirve.\” (vers.3).
En otro lugar volverá Pablo sobre el tema cuando dice que \”Dios ama al dador alegre\” (“2Cor 9:7); esto es, a quien, aunque le cueste separarse de su única moneda, le alegra devolver a Dios una parte de lo mucho que ha recibido de Él.

¡Cómo pudiéramos dar nosotros de lo nuestro con el desprendimiento y amor que mostró esta viuda! (4).
Es una gran verdad que las posesiones nos impiden amar a Dios!. Atan nuestro corazón.
En cambio el que no tiene nada puede amar a Dios con todo su corazón, porque su corazón está libre y no está apegado a lo que posee.

La biblia dice “Donde está tu tesoro está tu corazón”! (Lc 12:34).
No hemos comprendido toda su profundidad.
El que tiene un gran tesoro tiene su corazón acaparado totalmente por él, al punto que no puede amar otra cosa que no sea su dinero.

El dinero se vuelve como un agujero negro que absorbe todas sus energías y las atrae a su núcleo en un remolino voraz.
En cambio el que tiene poco, tiene poco de qué preocuparse
“Dulce es el sueño del trabajador,-dice el Eclesiastés- coma mucho, coma poco; pero al rico no le deja dormir la abundancia”. (5:12).

El que va ligero de equipaje -y esa es una buena imagen de la ausencia de posesiones– viaja más libremente y puede moverse con más libertad.
El que lleva mucho equipaje tiene mucho en qué pensar y mucho que cuidar y por eso camina dificultosamente.

Sin embargo, se dice, que la pobreza es una carga pesada y que quita libertad al que la sufre.
Y es cierto. ¡Qué limitado está el pobre en sus deseos y en la satisfacción de sus necesidades! En cambio el rico todo lo puede.

Se da lujos sin pensar que con lo que malgasta salvaría a muchos de la miseria.
Decide, manda e impone sus caprichos porque con su dinero compra las voluntades.
Pero todo depende del color del cristal con que se mire, según reza el dicho.

El dinero da libertad en lo material, pero la quita en lo espiritual.
La pobreza es al revés, da libertad en lo espiritual, pero la quita en lo material.
Escojamos el dominio en que queremos ser libres.
Podemos tener dinero, sin olvidarnos de Dios
Cuanta falta hace en esta Iglesia hermanos con carros, que tengan negocios, y que tengan buenos trabajos.
Porque entonces esta Iglesia seria bendecida
Si alguien en esta mañana que le dice con todo su corazón a Dios si yo tuviera un carro, o un negocio, o un trabajo, yo te daría no solo los diezmos, mi carro serian para tu obra, y jamás me quedara sin congregarme al menos que esté enfermo.

Los que trabajan los domingos ese negocio no esta en las manos de Dios.

Hoy en dia las ofrendas son limosnas, sobrantes, si andan 12 lempiras dan 2 de ofrendas y dejan 10 para la recarga, si andan 38 lempiras dan 3 de ofrenda y dejan 35 para la tres litros.

Si alguien anda 103 lempiras da 3 lempiras y sigue con gozo, pero si da los 100 desde ese momento su mente empieza a trabajar y ni canta y no entendió el mensaje de la predicación.
No demos de lo que nos sobra, demos de manera que sentimos que dimos.

La mayoría de los hombres escogerá un sano término medio: \”…no me des pobreza ni riqueza; mantenme del pan necesario; no sea que me sacie, y te niegue, y diga ¿Quién es el Señor? O que siendo pobre, hurte, y blasfeme el nombre de mi Dios” (Pr.30:8,9).

O como dice el apóstol: \”Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.” (1ª Tm.6:8). Pero hay quienes niegan esta doctrina, que es la más bíblica de todas las referentes al dinero, y predican lo contrario

¡Ella encierra tanta verdad en lo que se refiere a la eficacia de la predicación!

Pedro: dijo “oro y plata no tengo” Pero de lo que tengo te doy “levántate y anda\”, porque carecía del poder para sanar enfermos (Hch.3:6). Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda.
3.7 Y tomándole por la mano derecha le levantó; y al momento se le afirmaron los pies y tobillos;

En esta Iglesia la mayoría de personas que diezman son los más pobres, y los que menos cargos tienen y no están murmurando porque lo que dan lo dan de corazón para el Señor, y los que no diezman son los que quieren los cargos, y se enojan, si no los toman encuentra.

Lo que el pobre hace desde su miseria, y que nadie nota, puede ser para Dios de mucha mayor trascendencia que el acontecimiento que destacan los titulares de los diarios.

También cabe preguntarse ¿por qué se fijó Jesús en la viuda? No sólo por su desprendimiento, creo yo, sino también porque padecía necesidad.
Todo el que sufre o pasa hambre atrae la mirada de Dios mucho más que el que está satisfecho.
Yo le preguntado algunos hermanos por qué no diezman, su respuestas es tengo gastos, pago de luz, de agua, teléfono, y algunos artículos que están pagando, a esto le llamamos creer en Dios, o ser cristianos, cuando le damos la prioridad a otras cosas.

Pero entonces se preguntará ¿por qué Dios no acude a solucionar sus angustias y permite que continúe su miseria? Nosotros no podemos comprender cómo Dios actúa.

Su tiempo y su perspectiva es muy distinta y mucho más vasta que la nuestra (Is 55:8,9). Pero en su momento todo dará su fruto.
Si tu prioridad es pagar tu equipo de sonido, el fruto será la música
Es decir sonido vas a tener, pero no puedes decirle a Dios ayúdame a pagar este equipo, aquello o lo otro si te están olvidando de él.

Todo lo que hagamos olvidadnos de Dios será hojarasca.

“Los que sembraron con lágrimas con regocijo segarán”, Sal 126:5).

1. retornaba a su hogar? No hay nadie de quien Dios se agrade que no experimente un reflejo del gozo que proporciona a su Señor.

Quiere Dios que hoy en dia le des todo lo que tienes.
No, pero podemos darle un poco mas de lo que hemos estado dando,
Mas tiempo en la Iglesia, mas trabajo en su obra, mas ayuno y oración y mejor ofrenda un poco mas, y a empezar a diezmar por que le crees a Dios, y no a los hombres.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>